viernes, 22 de mayo de 2009

De cerebros llenos de

Se abrió la tapa de los sesos y cambió la materia biscosa por un par de elegantes trajes de repuesto. En la tierra le vendrían mejor, probablemente.

4 comentarios:

Dara Scully dijo...

¿Y no guardó un poquito por si acaso daba con alguien raro que no tuviera trajes elegantes?




un miau de cebra, bonita :)

Proyecto de Escritora dijo...

Seguro que para hablar con algunas personas le serían mas útiles, pero siempre hay algún loco con el que la apariencia no es lo mas importante.
Un gusto haber encontrado este blog!
Un saludo!

Beauséant dijo...

un traje y unos zapatos caros, con eso y una buena sonrisa nadie te llevará nunca la contraria.

antonieto dijo...

yo fui a cambiarme el cerebro por un buen traje, pero cuando abrí no había nada.