martes, 27 de mayo de 2008

Los idiotas


Aunque ayer tenía pensado irme de Madrid, para siempre, a una ciudad con puerto y coger un barco, el destino que más me tentaba era quizás Nueva York, aunque luego hablaron por la radio del lío de los iceberg, y pensé en que quizás lo mejor era no ir a América, que allí sin querer la gente se hace estrella de la música, y yo ya fama la llevo muy mal, que no quiero tener guardaespaldas, a ver si me voy a enamorar de él , que luego si se muere lo paso muy mal, no me van nada el rollo de los fantasmas, eso no me gusta, además no tenía dinero, así que pensé en que una forma de conseguirlo –niños dejen de leer-, era el oficio más viejo del mundo, que tampoco pasa nada, seguro que aparecería un galán y me acompañaría de compras con una tarjeta sin fondo, ¡eso es! Me iré a París, o mejor a Casablanca, que total allí siempre queda París, y me subiré en un molino rojo, y cantaré, ¿Tendré que subirme las faldas? Esa idea la desestimé hace tiempo, creo que podría fotografiar puentes, que es una profesión más digna… Y lo que pasó realmente es que no me fui a Nueva York, ni a París, ni a Casablanca, porque mi ordenador se encendió y repuso, la película con la historia de amor más verdadera del cine. Así que al final me fui a Dinamarca, a una orgía de idiotas.

3 comentarios:

nueve dijo...

Conozco una ciudad con mar mucho más cercana que Nueva York

Se llama Cartagena y es más bonita de lo que muchos creen y esconde muchos secretos.

Allí no encontrarás los icebergs que acechan entre las costas americanas, probablemente tampoco encuentres el "glamour" de Paris ni la extravagancia de Candem Town...

Pero casi nadie pone cara de "estoy triste, follame"...aunque alguna/o que otro/a folla de vez en cuando dicen las estadísticas...

Todo esto es solo una alternativa, aunque conozco un país aún más bonito que Cartagena...

Un saludo

Miguel dijo...

Todo un homenaje al cine, sin duda: esta señorita camina bajo un arcoiris de color negro, de los que sólo brotan en las pelis de Burton.

lalalá... dijo...

bonito relato sara, y no he tenido ni que meterme en los links para saber de qué peli hablabas (eso me da cierta satisfacción teniendo en cuenta lo burra que soy en cine)

nunca lo pido, pero si ves esto antes del lunes, entra en mi blog, colgué mi crónica de rodin. a ver qué te parece, sé sincera que tú sí que sabes serlo.

es para que la diva no diga "ay! que pare ya esa cursilería!" y le guste mi croniquilla

fin del comunicado