sábado, 3 de mayo de 2008

Perdone, ¿Busca algo?

- Perdone, ¿Busca algo?

- Si.

- ¿Qué busca? ¿le ayudo?

- El futuro.

- ¿El futuro?

- Si, mi futuro.

- Perdone que me entrometa… pero puede que no lo encuentre.

- ¿Por qué? ¿Lo ha visto usted en otra parte? ¡no lo habrá escondido!

- Yo…no…pero, verá…

- Sé que está por aquí.

- ¿Por aquí? Pero señor…

- Si no va usted a echar una mano lárguese, ya tengo bastante con aguantarme a mi mismo. Llevo buscando años, ¡años! Dónde estará el dichoso…

- Perdone yo sólo… usted no se da cuenta de que el futuro...

- ¿Qué? necesito encontrarlo, me voy a volver loco.

- Oiga, ¿me quiere escuchar un momento? Entre en sí, haga el favor de razonar.

- Razonar, razonar, no sabemos más que razonar. Si no encuentro mi futuro estaré perdido, mira que he revuelto ya todas las cosas, puede que esté por aquí… no. Ni por aquí. Dios mío, ¿qué voy a hacer?

- Señor, escúcheme

- ¡Cállese! Está usted resultando muy inoportuno, estoy buscando mi futuro, es mío, ¿Puede dejarme?

- Señor, escúcheme…

- Es mío, tengo derecho a saber donde está, y lo busco y lo busco, llevo años buscando, tengo que encontrarlo.

- Está usted perdiendo el tiempo, ¡escúcheme!

- ¡No! ¡tengo que encontrarlo!

- ¡Escúcheme!

- ¡No! Está usted consiguiendo cansarme, va ha hacer que me vaya y tire todo por la borda… ¿dónde estará? ¿Dónde puede estar?

- ¡Deje de buscar!

- ¡Cállese!

- Oiga, señor, présteme atención un segundo…

- ¡No!, me voy, me está usted atormentando.

- No, ¡no se valla!

- Me voy, ha conseguido usted acabar con mi paciencia, me voy…

- ¡No se vaya! ¡no se puede ir! ¡escuche!

- Déjeme, me rindo, me voy…

- ¡No se vaya! ¡escuche!¡Usted es su futuro! ¿Me oye? ¡Oiga! ¡Vuelva! ¿Me escucha? Usted es su futuro. ¡Oiga! ¡Vuelva! Señor, usted, era…

3 comentarios:

repollo dijo...

iluso el que busca su futuro e iluso el que cree que con saber que él mismo es su futuro ya está todo resuelto

desconcertante diálogo... atropellado interrumpido genial

besetee

havie dijo...

el futuro soy yo.

eva bouvois dijo...

*me quedé con la boca abierta...

nos pasa por no escuchar, por no relajarnos, por buscar fuera antes que mirarnos dos veces, por no confiar, por ser obstinados... Y lo seguiremos siendo


increíble el diálogo, dan ganas de retorcerle el cuello al que busca